Prueba

EL CEREBRO!!! Solo tu puedes crear nuevas redes neuronales a través de la experiencia
Loading...

lunes, 28 de marzo de 2011

Organizaciones complejas y transcomplejas

Unidad II Dimensiones filosóficas y Pensamiento Gerencial

Foro 1: Diferencias y similitudes entre organizaciones complejas y organizaciones transcomplejas

Pregunta: ¿En su opinión, cuál es la diferencia existente entre una organización compleja y una organización transcompleja?

Parte I

En las últimas décadas a nivel mundial se han generados cambios y alteraciones del todo el sistema social, económico, tecnológico, jurídico, científico y político dando origen a nuevas organizaciones y nuevas formas de organizarse. Aunado a ello tenemos al individuo que por naturaleza es un ser complejo y cuando interactuamos diariamente con el medio y otras personas se multiplica la complejidad de cualquier organización en la búsqueda de cumplir sus fines u objetivos.

Para discernir el tema en cuestión tomaremos en cuenta conceptos ofrecidos por Schein (1967); Etzioni (1972); Pfiffner y Sherwood (1965); Hall (1996), en donde todas las argumentaciones hechas nos han permitido ver cómo los autores tienen muchas coincidencias en la definición de organización, y observamos cómo el factor humano es la esencia y la columna vertebral dentro de esas conceptualizaciones; para nosotros entonces organización es un colectivo con diferentes normas, niveles de autoridad y responsabilidad, involucrados y dedicados en un ambiente que les permitirá realizar varias tareas y actividades de manera organizada, coordinada y sistematizada, con el fin único de lograr resultados de las metas y objetivos propuestos para sus miembros, la sociedad y la organización misma.

Pudiéramos expresar que las organizaciones nacen o las personas se organizan para resolver algún o múltiples problemas que tienen en común, pero para ello, necesitan interactuar diariamente y esta dinámica para conquistar algunas metas, objetivos, fines, son definitivamente complejas, ya que somos seres únicos con muchas percepciones personales y colectivas, con modelos mentales que dan sentido a realidades muy distintas, siendo estos factores ineludibles de toda organización compleja.

Este contexto organizacional lo enmarcaremos dentro del paradigma de la complejidad a través de un concepto propuesto por Etkin (2005) lo cual reza así: “La complejidad es un enfoque que considera a la organización como espacio donde coexiste el desorden y orden, razón y sinrazón, armonías y disonancias” (p. 28). De aquí desprendemos entonces que la organización en sí es un sistema complejo, en donde su dilema propio es vivir con diferentes pensamientos, criterios y argumentos que pueden ser la dinámica del quehacer diario de una compleja red de comunicaciones interpersonales e intrapersonales dentro de la misma. 

También reflexionando en la dicotomía de un solo aspecto presentado “desorden y orden”, decimos que “orden” dentro de una organización pudiera ser las formalidades o los esquemas de funcionamiento de la organización, mientras que el “desorden” sería la posibilidad que tiene la organización para adaptarse a los cambios externos que pudieran aparecer para afectar la planificación, planeación y programación del funcionamiento de la misma, es decir, las organizaciones son sistemas vivos que deberían tener la capacidad de autoorganizarse de la permanente tormenta que nos impone el mundo.

Bajo esta perspectiva, Arango (2004) menciona lo siguiente: “La complejidad invita a las organizaciones a desnudarse de estructuración cartesiana” (p. 135). Este planteamiento nos seduce a cambiar viejas estructuras organizacionales que han predominado buscando una estabilidad y permanencia antagónicamente dentro de un mundo que constantemente está cambiando, con frecuentes inestabilidades, en pocas palabras, las organizaciones complejas están sumergidas en la complejidad del mundo, ya que no pueden controlar todas las variables externas con las cuales tienen que vivir y, aunado a ello, el comportamiento de los sujetos que allí colaboran.

En este mismo orden de ideas Morín (2003) dice “El desafío de la complejidad es el de pensar complejamente como metodología de acción cotidiana, cualesquiera sea el campo en el que desempeñemos nuestro quehacer” (p.14)

Con base a lo desarrollado anteriormente, decimos que la organización compleja es aquélla que funciona como una red viva de la cotidianidad y en donde sus procesos multidimensionales deberían evolucionar con naturalidad en el quehacer, regenerándose así misma ante el desequilibrio.

Dándole continuidad a la argumentación lógicamente estructurada que venimos trabajando, entraremos a la definición de “trans” que nos presenta la Real Academia Española en su página web http://buscon.rae.es/draeI/ “trans -. (Del lat. trans). 1. pref. Significa 'al otro lado', 'a través de'” (Consulta: 22/03/2011).  En relación con este concepto de trans  vemos cómo en el Primer Congreso Mundial sobre Transdisciplinariedad (1994) se nos indica que el ser humano no puede reducirse a una definición o disolverlo en estructurales formales, reconocen diferentes niveles de realidad, busca apertura de todas las disciplinas para ofrecernos una nueva visión de la naturaleza y de la realidad, es multidimensional y multireferencial, toma en cuenta el tiempo y la historia, el ser humano es de orden cósmico, planetario, tiene una nacionalidad y pertenece a la Tierra por ende lo hace transnacional, conduce a una actitud abierta hacia los mitos, religiones, culturas y espíritu, rigor en la argumentación, apertura a las ideas, a la tolerancia, a lo inesperado, a lo desconocido, a la imprevisible, al diálogo y la discusión, debe enseñar a contextualizar, concretar y globalizar, reevalúa el rol de la intuición, del imaginario, de la sensibilidad y del cuerpo en la transmisión de los conocimientos; definitivamente todas estas consideraciones nos conduce aún más allá y a través de muchas disciplinas. 

A lo largo de todos estos planteamientos vemos cómo se unen conocimiento-creativo-espiritual-terrenal que transciende por el individuo para llevarlo a la praxis en su quehacer, pudiéramos decir que es una postura holística.

Después de haber transitado en estos aspectos básicos de la complejidad y la transdisciplinariedad accederemos a lo transcomplejo, para ello conoceremos lo que nos dicen Schavino y Villegas (2010) “La confluencia de los postulados de las teorías de la complejidad y la transdisciplinariedad ha dado origen al enfoque integrador transcomplejo” (p. 3). Más adelante manifiestan:

La transcomplejidad… tiene por finalidad la comprensión del mundo presente desde el imperativo de la unidad del conocimiento. Su interés es la dinámica de la acción y se apoya en la existencia y percepción de distintos niveles de realidad, en la aparición de nuevas lógicas y en la emergencia de la complejidad (p. 4)

Para Lanz (2001), las organizaciones modernas sean públicas, privadas, familiares, grandes, pequeñas, entre otras, están sufriendo cambios y se están reformulando, todos ellos asociados al contexto y al momento histórico donde se están desenvolviendo las organizaciones, la cual debe ser leída como una transfiguración que emerge del fenómeno cultural posmoderno, buscando nuevas formas de racionalidades emergentes, rompiendo con todas las prácticas tradicionales dentro de las organizaciones. Plantea que “Una cultura organizacional transcompleja no es sólo una postulación teórica de horizonte deseable; es sobre manera la emergencia de una nueva racionalidad” (p. 168) más adelante dice “…la transcomplejidad significa en la  experiencia práctica y en las formas de pensamiento una poderosa transfiguración que conjuga una amplia gama de revoluciones micrológicas que vienen ocurriendo en los pliegues transversales de la sociedad” (p. 172), continua diciendo “…la clave de la organización transcompleja: las competencias performativas … en primer término es entidades irreductibles en esta nueva cultura; …es también la organización como un todo…”(p. 173)

Hechas todas las consideraciones anteriores, decimos que estamos en una nueva cosmovisión organizacional, que da apertura a la pluralidad de lo cotidiano, a lo creativo, imaginario, intuitivo, ético, crítico, racional e irracional, al empirismo, a lo autónomo, autosustentable, ecosustentable, multidimensional, multisensorial, multireferencial, multicausal, tecnológico, a la espiritualidad, a lo psíquico, neuronal, biológico, fisiológico, a la ciencia, poesía, cultura, arte, objetividad y subjetividad, a lo incierto, en donde el hombre es un ser inacabado, el cual debe ser constructor del conocimiento y de su realidad, en fin, las organizaciones transcomplejas deben estar preparadas para resolver problemas transcendentales, transnacionales, planetarios, los cuales deben ser abordados de manera transdiciplinaria.

Referencias bibliográficas
Arango, W (2004). Perspectiva compleja, caótica y viva para las organizaciones. La jerarquía compleja. Colombia.

Hall, R (1983). Organizaciones: estructura y proceso. Prentice Hall. México.

Etkin, J (2005). Gestión de la complejidad en las organizaciones: la estrategia frente a lo imprevisto y lo impensado. Ediciones Garnica. Buenos Aires.

Etzioni, A (1972). Organizaciones modernas. UTEHA. México.

Lanz, R. (2001). Diez tesis sobre cultura organizacional transcompleja. En R. Lanz (comp.), Organizaciones Transcomplejas (pp. 161-173). Caracas: IMPOSMO-CONICIT

Morín, E (2003). Introducción al pensamiento complejo. Editorial Gedisa. España

Pfiffner J y Sherwood F (1965).  Organización administrativa. Editorial Hermanos. México.

Primer Congreso Mundial sobre Transdisciplinariedad (1994). Convento de Arrábida. Portugal

Schavino, N y Villegas, C (2010). De la teoría a la praxis en el enfoque integrador transcomplejo. Espacio Iberoamericano del Conocimiento. Congreso Iberoamericano de Educación. Argentina

Schein, E (1965). Organizational Psychology. Englewood Cliffs, Nj: Prentice Hall. México

http://buscon.rae.es/draeI/ (Consulta: 22/03/2011)

2 comentarios:

  1. Es un tema apasionanate más que todo en la educación por ser el cimiento fundamental de los procesos de transformación de la humanidad, es la característica de cambio de complejización y de aplicación de estrategias de investigación transdisciplinar. Esta teoría a diferencia de otras presenta una característica de transformación educativa que basada específicamente de la visión paradigmática de la complejidad y la transdisciplinariedad, es una teoría que se centra en un planteamiento antagónico a la teoria simplista, porque propone lineamientos para un manejo reflexivo, complejo y transdisciplinar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente la transdisciplinariedad nos permite adaptarnos como seres homeostaticos inmersos en un ambiente ambivalente, complejo, lleno de incertidumbre y caos. Ahora, ¿cómo educar a nuestros sentidos para esculpir nuestro cerebro y crear redes neuronales fuertes?, de esa interrogante nace, el plantemiento que vengo proponiendo en diversas universidades Neurociencias aplicadas a las Ciencias Económicas, Sociales y de la Educación, se podrá construir un espacio donde convergan varias áreas cognitivas y las Neurociencias como epicentro y eje transdisciplinario pueda darle respuesta a la cuestión planteada.

      Eliminar

Es importante Tú OPINIÓN